jueves, diciembre 01, 2005

rectificación

En mi entrada de ayer me mostraba un poco cínico respecto a la ctitud de la Dirección de mi empresa. Por suerte solo era "un poco" porque fui prudente ya que no sabía lo que ocurría, solo me lo imaginaba.
Y me lo imaginaba mal. La zona de Dirección estaba desierta esta mañana, de modo que pregunté inocentemente a las secretarias de Dirección "¿ha pasado algo?".
Pues sí ha pasado, el Director General, y propietario de la empresa, ha sufrido un ataque al corazón y permanece ingresado "estable" (por cierto, me han pedido discreción, no digais nada).
La verdad es que me siento un poco raro. Es una persona a la que conozco, ¡y a toda su familia! (ya he dicho en otras ocasiones que me parecen buena gente, con sus cosas negativas, y que mi principal problema no es con ellos, es que no encuentro mi sitio aquí).
Además, más egoístamente, esto puede significar cambios importantes en la organización, que, la verdad, no alcanzo a prever.