viernes, diciembre 02, 2005

el lado oscuro

De nuevo escribo a cuento de ese post de Consultor Anónimo en el que contaba que dio la cara por unos consultores con menos experiencia y luego nos preguntábamos si se lo agradecerían.
Quizá no. Quizá esos novatos vieran el gesto como algo fuera de la norma, porque la verdad es que, yo por lo menos, al empezar a currar veía con mucha más normalidad los abusos. En esa época yo tenía ganas y empuje para comerme el mundo, y los marrones me parecían normales, necesarios y hasta motivadores.

Ya he hablado de cierto gerente que tenía a un becario como si fuera su esclavo, que era un trepa sin ética al que echaron de la casa por trabajar para la competencia (ver este post y este otro). Pues bien, este gerente al irse se llevó al becario (que ya no lo era) que se convirtió en otro consultor sin ética.

Se trata de una historia triste, desde mi punto de vista. Un chaval joven, sin experiencia y muy trabajador entra asignado a una persona. Lo que aprende es lo que le enseña esa persona.

Ha aprendido que está bien robar documentación al cliente, que hay que competir y no colaborar con los compañeros, que no se deben compartir recursos, que hay que guardarse la información, que engañar es lícito y, al final, que está bien trabajar para dos empresas en competencia al mismo tiempo. Supongo que se puede resumir en “sigue tu objetivo sin reparar en costes (daños), y recuerda que todos son tus enemigos”.

Este es un mundo pequeño. “Por tus actos te conocerán”, y aquí nos conocemos todos, de modo que determinadas conductas al final serán públicas (aunque supongo que también habrá “jefes” que consideren esos modelos de comportamiento como los más deseables)

Además espero que este mundo sea, efectivamente, pequeño para, antes o después, cruzarme con mi antiguo compañero y comprobar a dónde le ha llevado su “viaje al lado oscuro” (permitidme este p

2 Comments:

Blogger Consultor Anónimo said...

Bueno, he de decir que en general sí ha sido un gesto reconocido por los chavales.

De hecho, hoy hablaba con otra chica que está en plena "duda existencial" sobre si merece la pena quedarse o irse, y sobre qué puede hacer para luchar contra ese lado oscuro.

Yo le he dicho que lo mejor que se puede hacer para luchar contra el lado oscuro es dar ejemplo de lo contrario. Posiblemente no puedas evitar problemas con ese jefe capullo, o que se abuse de alguien.

Pero sí se puede comportar uno de otra forma, para que todos vean que hay otro camino, y no desesperen.

diciembre 02, 2005 1:34 p. m.  
Blogger YO_MISMO said...

Tiendo a pensar que a cada cerdo le llega su Sanmartín, pero la vida se encarga tozudamente, de recordarme que no es cierto.

Muchas fulgurantes carreras se han construido de esa forma y muchas más de las que crees

diciembre 07, 2005 10:51 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home