miércoles, noviembre 30, 2005

ánimos

Hace unos días escribía con cierto optimismo porque mi jefe me había hecho un par de “caricias” (me dijo que convocara una reunión para lanzar mi nuevo proyecto, aunque esa parte no la puse en el post, para no aburrir, y me centré en lo del curso -que ya he comenzado)

La verdad es que yo lo necesitaba. Quiero decir que necesitaba su apoyo para lanzar el proyecto, no los ánimos. Aunque vinieron bien.

De modo que convoqué a TODOS. Convoqué a los mandos medios (de mi nivel) y a 3 jefes (de “la familia” –como en El Padrino) No era por pelotear ni por hacerme la foto con ellos. Todos ellos tendrán que participar en el proyecto y debían estar en el lanzamiento, para comprobar de primera mano que es un proyecto de la Dirección.

Pues esta mañana me ha dicho su secretaria que lo cancele, que "la reunión se celebrará, ya encontraremos la fecha". Sin más explicación. Y la reunión era mañana.

Considero que la reunión ha cumplido su función aunque no se haya celebrado. Ahora todos sabemos cuál es la importancia que la Dirección da al proyecto.

Si parezco muy desanimado, no lo estoy tanto. Uno se acostumbra. Simplemente, como ya he dicho, tengo que preguntarle a mi jefe qué pinto yo aquí.

3 Comments:

Blogger LibertaCom said...

Amigo no te desanimes, insiste un poco y si no buscate otra cosa.
Con ánimo de hacerme publicidad y porque realmente pienso que te puede ayudar puedes leer mi entrada sobre la "Imperfección Relativa Asumida". Forzar esa barrera es muy, muy difícil, y no siempre agradecido.

noviembre 30, 2005 6:45 p. m.  
Anonymous oscarm said...

Por lo menos ya sabes a qué atenerte.

Y no estoy de acuerdo, uno nunca se acostumbra a estas cosas. Como mucho, lo parece.

diciembre 01, 2005 9:41 a. m.  
Blogger Telémaco said...

No quiero ser un mal agorero y desanimarte, pero no apuesto demasiado por el exito de ese proyecto. A no ser que su ámbito sea muy local que esté totalmente bajo tu area de control.
:(

diciembre 01, 2005 10:12 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home