lunes, noviembre 21, 2005

de nuevo en positivo II

El último post era algo positivo de mi empresa. Ahora algo de mi jefe.

Mi jefe (y esta vez no se trata de mi jefe directo, sino de uno que está por encima y que es el que “corta el bacalao” aquí) ha entrado hace un par de días en mi despacho y me ha dicho que si quiero me puedo apuntar a determinado curso.

La verdad es que me ha sorprendido. Ha salido de él proponerme para un curso que no tiene relación directa con mis responsabilidades (va más orientado al “core business” de la empresa), que es bastante caro (tampoco es un master, pero aquí miran mucho eso de las “perras”) y que solamente va a recibir otra persona de la casa (alguien de la máxima confianza –y al decir “máxima” no me refiero a que es mucha, me refiero a que es el número 1)

Esta muestra de confianza me sube el ego. Pero ¿por qué yo? En un momento en el que estoy pensando en pirarme porque no encuentro mi sitio aquí, mi jefe se destapa con esta presunta demostración de confianza. Y me desconcierta. Me voy a ver obligado a visitarle para preguntar cuáles son sus planes de futuro para mí (por supuesto le haré esa pregunta cuando esto del curso esté cerrado)

Mi mujer opina que en esta empresa me valoran pero que no encuentran el sitio para mi. Creo muy posible que tenga razón. Yo también tengo mi corazoncito, y estas cosas (apoyo, confianza) hacen que se me haga más difícil pensar en irme.

4 Comments:

Blogger Telémaco said...

Que peligroso eso de que te valoren pero que no te encuentren el sitio.
¿Valor no se define precisamente como la utilidad que tiene algo para alguien?.

noviembre 21, 2005 11:46 p. m.  
Blogger por.libre said...

Cuando uno es feliz o infeliz sin matices las cosas son fáciles; por lo mneos de entender e interpretar.

Mi problema es que estoy en la zona gris. El día que no tengo nada que hacer o que mi jefe no tiene tiempo de verme siento que soy el último mono, y que no merece la pena.

El día que mi jefe me hace un cumplido para mi es como si hubiera ganado el campeonato del mundo. Veo un atisbo de esperanza en esta casa.

noviembre 22, 2005 9:02 a. m.  
Blogger Telémaco said...

Puedo comprenderte porque creo que estamos en la misma zona. No hay nada peor que la incertidumbre.

noviembre 22, 2005 10:31 a. m.  
Anonymous Rafa said...

En contra de lo que dice Telémaco, puede ocurrir que se considere que es un profesional muy válido, pero que no sea este el momento adecuado para colocarle.

Cuando yo me incorporé en mi compañía, pasé por añgunos puestos "extraños" que me parecieron algo incomprensibles. Ahora veo que no era el momento para que alguién trabajara en el área de Calidad. Era necesario conocer más las tripas de la compañía y, sobre todo, que la compañía pudiera asumir que alguién iba a auditar/revisar el trabajo de otros departamentos.

Es mejor tener gente valiosa y despues buscar el encaje que gente que encaje muy bien, pero no tenga posibilidades de crecer o cambiar con lo que se espera que haga el departamento o la empresa.

noviembre 22, 2005 11:33 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home