miércoles, noviembre 30, 2005

ánimos

Hace unos días escribía con cierto optimismo porque mi jefe me había hecho un par de “caricias” (me dijo que convocara una reunión para lanzar mi nuevo proyecto, aunque esa parte no la puse en el post, para no aburrir, y me centré en lo del curso -que ya he comenzado)

La verdad es que yo lo necesitaba. Quiero decir que necesitaba su apoyo para lanzar el proyecto, no los ánimos. Aunque vinieron bien.

De modo que convoqué a TODOS. Convoqué a los mandos medios (de mi nivel) y a 3 jefes (de “la familia” –como en El Padrino) No era por pelotear ni por hacerme la foto con ellos. Todos ellos tendrán que participar en el proyecto y debían estar en el lanzamiento, para comprobar de primera mano que es un proyecto de la Dirección.

Pues esta mañana me ha dicho su secretaria que lo cancele, que "la reunión se celebrará, ya encontraremos la fecha". Sin más explicación. Y la reunión era mañana.

Considero que la reunión ha cumplido su función aunque no se haya celebrado. Ahora todos sabemos cuál es la importancia que la Dirección da al proyecto.

Si parezco muy desanimado, no lo estoy tanto. Uno se acostumbra. Simplemente, como ya he dicho, tengo que preguntarle a mi jefe qué pinto yo aquí.

lunes, noviembre 28, 2005

el teclado QWERTY

Esto está copiado textualmente del libro "Armas, gérmenes y acero" de Jared Diamond. No sé si es verdad, supongo que sí. Pero desde luego resulta curioso, sobre todo para los que pasamos tantas horas trabajando con un ordenador.
"…teclado QWERTY, denominación que responde a las seis primeras letras a la izquierda de la fila superior. Por increíble que ahora pueda parecer, tal disposición del teclado fue diseñada en 1.873 como proeza de antiingeniería. Utiliza toda una serie de trucos perversos ideados para forzar a la persona que lo utiliza a escribir lo más lento posible, como el de dispersar las letras más comunes por todo el teclado concentrándolas en el lado izquierdo (donde las personas no zurdas han de utilizar su mano menos hábil). La razón de todos estos rasgos aparentemente contraproducentes es que las máquinas de escribir de 1.873 se atascaban si varias teclas adyacentes se pulsaban en sucesión rápida, por lo que los fabricantes tenían que lograr que se mecanografiara con más lentitud. Cuando las mejoras de las máquinas de escribir eliminaron el problema del atasco, unas pruebas realizadas en 1.932 con un teclado eficientemente dispuesto demostraron que éste permitiría duplicar la velocidad de mecanografiado y reducir el esfuerzo en un 95 por 100. pero los teclados QWERTY estaban ya entonces sólidamente afianzados. Los intereses creados de cientos de millones de usuarios de QWERTY, profesores, vendedores y fabricantes de máquinas de escribir y ordenadores han venido zancadilleando durante más de sesenta años cualquier paso en el sentido de mejorar la eficiencia del teclado."

crisis de ética

El gerente con mala uva del que hablaba en este post, aparte de trepa era (es) el consultor con menos ética que he conocido.

Las siguientes sospechas o certezas caen sobre él:
  • Robaba y eliminaba datos de ordenadores de los compañeros.
  • A cambio él ponía todo tipo de trabas al “intercambio de conocimiento”. Incluyendo contraseñas, la no carga de datos y cerrojos en los armarios (allí no se estilaban esas cosas)
  • Contaba la leyenda que un cliente le había pillado llevándose documentación confidencial. Pasmoso.
  • Y lo mejor. El día que le echaron, no le dejaron ni volver a su puesto. Llevaba algunos meses trabajando para una empresa de la competencia pero en nómina en la nuestra. Utilizaba nuestros recursos, y nuestro tiempo, pero los resultados eran para la competencia. Muchas ofertas suyas se las había llevado esa otra empresa de la competencia (misteriosamente conocían los puntos débiles de nuestras ofertas y lo mejoraban)
  • Cuando se hubo ido había robado información y material (incluido un portátil)

Lo que más pena me dio de este asunto es que ese becario al que tenía “puteado” (ver el este post) se marchó con él. Y usando las mismas “malas artes”. Este viaje al “lado oscuro” lo comentaré en otro post.

Aquí otros casos de falta de ética que he conocido de primera mano:

  • La anterior consultora en que estuve (una pequeña) pertenecía a dos personas que andaban enfrentadas. De modo que una de ellas comenzó a usar los recursos de la consultora (por lo menos 4 consultores) en proyectos para la siguiente empresa que montó. Básicamente lo mismo que contaba arriba.
    Lo increible es que ésta persona había hecho exactamente lo mismo en su proyecto anterior. De modo que en su cuenta hay tres consultoras, y siempre usa los recursos de una para montar la siguiente. Pero engañando a los socios de turno.
    Esta persona afrontó juicios en ambos casos aunque no sé el resultado. Lo que sí sé es que mantiene su negocio y le va fenomenal.

  • Otro caso es el de un gerente, perdón, EL GERENTE, que después de unos años haciéndose todas las fotos se marchó a la competencia (creo que con unos resultados finales bastanmte mediocres, aunque fallar no significa falta de ética). Pero es que han pasado 3 años y en la casa siguen intentando tapar los agujeros que dejó en los sistemas de gestión, en forma de registro de proyectos inexistentes y asignación de producción a los mismos.

  • Un último caso, el de una delegación en la que sólo había dos empleados (matrimonio). Les echaron porque tenían montada su propia consultora, de modo que los clientes recibían siempre dos ofertas; eelos decidían cual de las dos ganaría...

Tremenda la crisis de ética en este mundo de la consultoría.

viernes, noviembre 25, 2005

horarios

Contaba Consultor Anónimo que los consultores de menor nivel tenían que pedir permiso para irse a casa ¡a las 9:00 de la noche!

Una vez me encontré en esa situación. Estábamos en el cliente, en uno de esos proyectos importantes (estratégicos los llamaban en esa consultora) Pero mal gestionado, de modo que cuando hubo quejas del cliente la solución fue meternos a otros tres consultores "a empujones" (ya conocéis la situación, se trataba hacer el trabajo necesario –quizá unas tres horas al día- y aporrear el ordenador el resto del tiempo, para que tuvieramos presencia)

El caso es que el gerente del proyecto se reunía con la Dirección siempre a última hora de la tarde, y le gustaba que nos quedáramos allí, esperando sin nada que hacer, “por si acaso”.

Supongo que yo ya estaba quemado en esa época, porque el primer día que viví la situación recogí mis cosas y me fui a casa, a mi hora. No sabéis la lástima que me dio dejar allí a dos compañeros esperando, a veces hasta pasadas las 12. Uno era un becario con 2 o 3 meses en la empresa. El otro era un consultor con experiencia, pero muy “maltratado” en la casa (vamos, puteado)

Pues el gerente, un “trepa” del que voy a escribir algunos post específicos, salió de la reunión para pedirme algún documento 15 minutos después de mi huida. Llamó a mi teléfono y me dijo algo así como “...pero cómo te vas... necesito tal cosa... bueno pues ya me apañaré...”

Nada de "me apañaré", por supuesto yo regresé para darle el dichoso papel (que calor, era una chorrada)
Supongo que los dos aprendimos algo ese día. Por mi parte seguí sin quedarme solo para alimentar su ego, pero siempre procuré que todo quedara hecho, visible y accesible. Él no volvió a llamarme para esas reuniones absurdas, y procuraba pedirme lo que necesitara de antemano.

miércoles, noviembre 23, 2005

consejo

Voy a hacer algunas reflexiones en voz alta para que vosotros, que teneis más conocimientos y/o sentido común que yo, aportéis opiniones. Son asuntos relacionados con mi "adios a la empresa"; hay tantas pequeñas decisiones que tomar que, francamente, creo que me vendrán bien algunos puntos de vista diferentes.

Creo que, finalmente, voy a dejar de ser un asalariado para ser mi propio jefe. Lo que no sé es si me merece la pena ser un autónomo o una SLNM. ¿Sabe alguien algo sobre esto?

Si las cosas siguieran como hasta ahora (full-time en mi empresa actual y formación en tres escuelas de negocios) me serviría para pagar menos a Hacienda, porque resulta que si tienes más de un pagador te crujen, aunque del segundo te lleves 4 duros.

Y a mi jefe ¿le debe molestar que quiera cambiar la formalización de mi relación con la empresa?

Lógicamente habría que definir el cuánto. Yo quiero mantener mis ingresos actuales. En ese caso ¿a mi jefe le voy a salir más o menos caro por ser un proveedor en lugar de un empleado? Me gustaría saber cómo calcular la cantidad que nos beneficie a ambos, si es que eso es posible.

Además, ¿puede haber otras consideraciones que influyan en su decisión de dejarme ser proveedor? (por ejemplo un sentimiento de desvinculación, o de traición, o de pérdida de control)

A todo esto mi idea es reducir mi jornada en mi empresa actual (y lógicamente mi salario) para tener más tiempo para hacer otras cosas. Eso ¿debería importarle a mi jefe?

Por ahora estoy moviéndome mucho en oportunidades de formación. Se paga más caro y quita poco tiempo (por poner un ejemplo, a lo mejor solamente tendría que dejar de currar aquí 3 semanas, y me embolsaría unos 15.000 euros) Creo que por ahora debería ser compatible con las expectativas de mi jefe.

Siguiente paso. Buscar otros proyectos. Por ejemplo un part-time en la empresa de mi padre como adjunto a la gerencia. Esto ya es más peliagudo para mi jefe, porque es mucho más tiempo fuera, y hay que definir cuánto tiempo y qué horario para que nos vaya bien a las tres partes. Pero no creo que haya incompatibilidades con mi empresa actual y además tengo un vínculo con esa nueva empresa que nadie puede negar ni dejar de ver como lógico (como decían en El Padrino, "la familia"). Entonces ¿cómo vería esto mi jefe?

Hay más oportunidades. He contactado con un exalumno que dirigía una empresa de la competencia para saber si se metían en mis temas. Esa es una buena oportunidad porque se trata de una empresa en la que hay que desarrollar el proyecto desde cero y estoy muy bien posicionado para conseguirlo. La verdad es que estaría bien dedicarle una o dos jornadas por semana. Pero claro, aquí ya veo muy, muy difícil que mi jefe lo acepte. Al fin y al cabo es una empresa de la competencia. ¿Puedo, éticamente, trabajar para ambas? En principio, si no miento a ninguna de las dos, creo que sí puedo asesorarlas a ambas; pero tengo la impresión de que mi visión está sesgada. Y aunque fuera éticamente correcto ¿querrán mis jefes? ¿no me echaran solo por proponerlo?

Pues en estas estoy. Hasta enero tranquilo, porque tengo varios temas parados hasta entonces: un par de cursos, la conversación con este gerente de la competencia. Además en enero acaba mi contrato de tres años en esta empresa y me llevo la indemnización, de modo que hasta entonces callado. Y lo de mi padre; creo que las cosas siempre son más difíciles con la familia. Ya hemos acordado que habrá una serie de jornadas de trabajo para ir viendo el qué, cómo, cuánto... cómo sería la transición. Pero no veo que se materialicen. Espero un nuevo empujón en enero.

Ah!, una cosa más. Tengo que hablar con mis jefes de aquí para saber qué planes de futuro tienen para mi (parece que hay algo según conté en este post, pero ¿qué?) También esperará a enero.

Mantendré actualizado mi “adiós a la empresa”. Pero una cosa: aparte de terapia o para ordenar ideas, este post lo escribo para recibir propuestas, opiniones, consejos... seguro que tenéis experiencias y conocimientos sobre muchas de las cuestiones que acabo de plantear. Pues por favor pasádmelos.

martes, noviembre 22, 2005

documentación

Hace dos años impartí un módulo de Dirección de Operaciones para la primera edición de un EMBA. Diseño siempre los cursos con gran número de actividades y de casos prácticos, intentando basarme en mi propia experiencia. De modo que muestro casos reales de mis proyectos, aunque convenientemente capados para que las organizaciones sean irreconocibles.

Uno de mis alumnos resultó ser de una empresa de la competencia; y entre los casos estaba el de mi empresa actual (al fin y al cabo lo mejor que he hecho hasta ahora, creo) Le encantó lo que les mostré y trabamos cierta amistad (conversábamos en los intermedios y cambiamos tarjetas)

Me dijo que estaba muy interesado en la documentación que había mostrado, que conocía mi empresa y nos consideraba un referente. De modo que me pidió esa documentación, con el mayor despliegue (detalle) posible. Además me dijo que le "pusiera precio", ya que él sabía que me detrás de la documentación había un trabajo que debía ser remunerado.

A mi me parecía que se trataba del conocimiento de mi empresa, no solo mío. No me parecía bien compartirlo con la competencia (y mucho menos a cambio de un pago)
No obstante siempre procuro atender las solicitudes de mis alumnos y no dudo en entregar la documentación que me piden (si puedo) Además el tipo me caía bien y también quería mantener abiertas opciones de futuro.

Finalmente le entregué la documentación más general de mi empresa, aquella que desde mi punto de vista no comprometia nuestra posición pero que a mi alumno le serviría como orientación. Además le entregué otra documentación más concreta de proyectos pasados (por supuesto sin referencias a ninguna organización concreta)

Siempre que algún conocido o un alumno me pide ayuda intento responder. Me gusta compartir conocimiento (al final creo que ese es mi trabajo; y mi hobby, aquí en la blogosfera) Además como ya decía este mundo es pequeño, y hay que tener amigos hasta en el infierno.

trepas que yo he conocido

Inspirado por el post del Sr. Martínez, en vez de tipificar modelos de trepa o comportamientos típicos, os cuento algunos casos de compañeros que, al final, todos hemos reconocido y hemos llegado a detestar, por trepas.
  • Uno que siempre iba corriendo y agitando papeles. Siempre hablaba a gritos por teléfono; quiero decir siempre que quería lucir un éxito, de modo que se aseguraba que todos lo oyéramos. Y por supuesto siempre se relacionaba que el más alto jerarca de la sala (incluidas salidas de copas y partidos de padel)
  • Otra que siempre está quejándose de todo lo que trabaja. La verdad es que la mayoría de la gente que conozco aprovecha los saludos para contar lo mucho que trabaja. Pero en este caso, la chica hace lo que quiere, literalmente, y sin embargo es mucho más expresiva que el resto para contarte sus penas. Vamos que la primera vez dices “pobrecita”; pero como es lo mismo exactamente cada vez que hablas con ella... Añadamos que la creencia popular era que tenía “relaciones” con el jefe del jefe, y que por eso tenía beneficios (salario, puesto, selección de proyectos, libertad completa de horario hasta el punto de trabajar en casa –se supone)
  • Otro compañero no hacía nada. Literalmente. Se busco un outsourcing en el que todo el trabajo lo hacían los junior. Él facturaba, comía con el cliente y leía el Marac.com en la oficina. Si eres muy amiguete de tu jefe es posible hacerlo.
  • Y varias veces he visto consultores que deciden que no hacen un trabajo (un marrón, se entiende) y traman en la sombra para que otro lo haga.

Algunos recuerdos que me han venido.

lunes, noviembre 21, 2005

de nuevo en positivo II

El último post era algo positivo de mi empresa. Ahora algo de mi jefe.

Mi jefe (y esta vez no se trata de mi jefe directo, sino de uno que está por encima y que es el que “corta el bacalao” aquí) ha entrado hace un par de días en mi despacho y me ha dicho que si quiero me puedo apuntar a determinado curso.

La verdad es que me ha sorprendido. Ha salido de él proponerme para un curso que no tiene relación directa con mis responsabilidades (va más orientado al “core business” de la empresa), que es bastante caro (tampoco es un master, pero aquí miran mucho eso de las “perras”) y que solamente va a recibir otra persona de la casa (alguien de la máxima confianza –y al decir “máxima” no me refiero a que es mucha, me refiero a que es el número 1)

Esta muestra de confianza me sube el ego. Pero ¿por qué yo? En un momento en el que estoy pensando en pirarme porque no encuentro mi sitio aquí, mi jefe se destapa con esta presunta demostración de confianza. Y me desconcierta. Me voy a ver obligado a visitarle para preguntar cuáles son sus planes de futuro para mí (por supuesto le haré esa pregunta cuando esto del curso esté cerrado)

Mi mujer opina que en esta empresa me valoran pero que no encuentran el sitio para mi. Creo muy posible que tenga razón. Yo también tengo mi corazoncito, y estas cosas (apoyo, confianza) hacen que se me haga más difícil pensar en irme.

de nuevo en positivo I

Quiero volver a escribir las cosas buenas de mi empresa. Que el blog no me sirva únicamente para quejarme.

Aquí no se hacen contratos fijos. ¿Y eso es bueno? Pues para mi lo va a ser, por lo menos el mes que viene.

Cada tres años se extingue nuestro contrato (temporal) y nos contratan de nuevo. La empresa elimina cargas futuras (indemnizaciones cuantiosas) y nosotros asentamos cada tres años esas indemnizaciones. Porque al extinguirse el contrato recibimos ese dinero de la indemnización (he preguntado y me han dicho que calcule un 2,5% de mi bruto de los tres años: ¡otra extra!)

Alguien que tenga un contrato indefinido va acumulando ese dinero, y llegado el momento de la separación lo cobra en caso de despido; pero no si se va por decisión propia.

De modo que si yo espero para irme a los tres años y un mes, ya he cobrado la indemnización por los tres años. Y con un contrato indefinido no cobro nada. Creo que está bien.

jueves, noviembre 17, 2005

no hay tiempo

Lo que es bueno para mí, no tiene por qué serlo para mi blog. Los últimos días he tenido, por fin, una carga de trabajo aceptable, de modo que vuelvo a sentirme útil sentado en mi despacho. Pero ahora no encuentro tiempo para escribir (por suerte mi carga de trabajo no es tremenda –no es la de mis tiempos de consultor- y tengo tiempo para leer vuestros blogs y comentarios)

Por lo menos no me he quedado sin ideas. Tengo pensados algunos post, un par sobre consultoría, algunos sobre valores, de nuevo uno en positivo sobre mi trabajo, un comentario “literario” y, claro está, una nueva entrega de mi “adiós a la empresa”.

¡Espero que sea pronto!

martes, noviembre 08, 2005

de nuevo el mcdonalds

Vía markarina me entero de una interesante acción de marketing de McDonald’s. Bueno interesante para mi, no sé para el resto. McDonald’s ha celebrado unas jornadas de puertas abiertas para mejorar su imagen (imagino que para mostrar lo bien que hacen las cosas, lo limpios, lo higiénicos y lo sanos que son)

Por supuesto me he sentido obligado a acudir. Por coherencia profesional, ya que trabajo en temas de organización y siempre hay algo que aprender; además imparto formación sobre estos temas, y el "fastfood por excelencia" es una fuente de información muy utilizable.

Pero sobre todo quise ir por curiosidad bloguera. Últimamente el método McDonald’s ha estado muy presente en mi blog, ya que a partir de este artículo de Joel Spolsky, Telémaco, Kopiator y yo mismo, escribimos algunos posts sobre metodologías. Más tarde abundé en el tema con otro post sobre el libro de George Ritzer "la mcdonalización de la sociedad".

La visita fue interesante, pero no por lo que yo pensaba. De procesos y organización pude aprender poquito (tanto leer de McDonald’s, ya lo sabía, o intuía, todo) Sin embargo saqué varias conclusiones sobre marketing (para el que no lo sepa, me gusta hablar de marketing, pero no tengo experiencia y formación en dicho campo)

La parte de la visita que fue organizada por la corporación estuvo bien: básicamente apuntarse a través de la WEB y confirmar la asistencia tras la llamada de una amable teleoperadora.

Pero la parte que no controlaba el franquiciador ha sido bastante desastrosa. Presumo que no lo controlaba porque me ha parecido “desorganizada”, y de organización y procesos ¡sí que saben los franquiciadores!

A continuación listo los aspectos que me han parecido mejorables. Por supuesto todos pueden tener una explicación e individualmente pueden parecer simples detalles. Pero yo os cuento mi imagen general, y, al fin y al cabo, lo que queria la organización era dar buena imagen:

  • En su página WEB advierten que no puede haber más de 10 asistentes por visita, pero es que ¡yo soy el único que acudió! Eso me hizo pensar que la acción ha sido un fracaso y me hizo sentir un poco “extraño” (freaky).
  • Lo primero que hizo el responsable fue avisarma que solo sería "ver las máquinas, y ya”. Lo que usted me diga que estaba programado, yo soy un "mandao". Pero me dejó un regustillo extraño: ¿no han preparado la visita? ¿no está definido el recorrido? ¿no han formado a este señor para esta visita?
  • La visita fue bastante desestructurada: un paseo por la cocina y nada más. ¿No hay material promocional? Bueno sí, me dieron unos vales para helados.

Tal como yo lo veo, si haces el esfuerzo de lanzar esta campaña, si quieres correr el riesgo de enseñar “tus tripas” al cliente, organízalo bien:

  • Asegúrate de tener asistencia. Como sea.
  • Establece una metodología: qué vas a enseñar, cómo, por qué. Supongo que habría unos objetivos definidos, pero yo me he quedado como si mi amigo me hubiera enseñado su coche nuevo: “mira que maletero, ¿es grande eh?; fíjate que tapicería tan suave; cómo me gusta esta lucecita...”
  • Prepara una documentación que entregar y algún regalo corporativo bonito. Igual que en un congreso o en una feria. Yo decidiré yo si echo un vistazo al papel o lo tiro directamente, pero dame información (más aun si en la visita había poca) Dame un bonito regalo para que, por lo menos, recuerde la visita (y si es muy cutre por lo mneos tendré un regalito para mis sobrino -que por cierto son los que se han quedado con los vales para helados!)

jueves, noviembre 03, 2005

cutre pero justo

Hoy voy a ser positivo y voy a contar a todos los que me quieran leer algo bueno sobre mis jefes. Porque a menudo digo que me caen bien y que son buena gente, pero acto seguido escribo sobre sus cacicadas y claro, que vais a pensar...

Lo que voy a decir sobre mis seis jefes (y otros se quejan de eso de la "bicefalia") aplica sobre todo a mi jefe directo; y creo que se puede identificar como parte de los valores de la empresa.

MI JEFE ES CUTRE PERO JUSTO.

Es verdad, son muy peseteros. Dicen que todos los ricos son ratas; pues mis jefes son MU RICOS (son los propietarios de la empresa, por si alguien lo dudaba) Pero por lo menos cumplen su palabra y no engañan (a sus empleados, o por lo menos a mi)

Yo lo averigüé pasado un año de mi incorporación. O mejor dicho, es cuando lo constaté.

Al incorporarme propuse una parte de mi remuneración basada en objetivos. Como en ese momento (igual que ahora) resultaba difícil cuantificar dos indicadores de mi desempeño, definimos dos proyectos que deberían estar implantados pasados 12 meses.

El primero era de cumplimiento sencillísimo; vamos, que si no lo lograba era mejor que me echaran directamente (o me fuera yo avergonzado)

El segundo era un poco más complicado, y tenía que ver con la automatización de algunos procesos a través de una herramienta informática que nos implantaría un proveedor.

Pasado el primer año por supuesto tenía el primer objetivo cumplido, pero me fue imposible alcanzar el segundo, ya que dependía de una contrata que me daba servicio a mi igual que al resto de las áreas. El responsable de la relación con esa contrata era mi jefe directo y había priorizado otras áreas (con buen criterio tal como yo lo veo)

Preparé la reunión con mi jefe dispuesto a cobrar un único objetivo. Pediría que me pagaran la mitad del segundo, pero no lo pelearía.

Pues al final no hizo falta. Mi jefe me dio los dos directamente, ya que sabía que yo no tenía responsabilidad sobre el resultado del segundo objetivo y que mi trabajo en general había sido bueno.

Para el siguiente curso me propuso dejarnos de objetivos (le parecía lioso, pero de primeras lo aceptó por si acaso) Añadiría el importe de los objetivos a mi sueldo directamente, aunque eso sí, no hubo subida.

Negociaciones posteriores fueron más complicadas.

miércoles, noviembre 02, 2005

imagen de marca: porsche

Vengo observando los últimos movimientos de Porsche y desde mi punto de vista está siguiendo una línea estratégica equivocada, particularmente en la gestión de su marca.

Tras una década de fusiones y compras en el sector automóvil, Porsche ha sido la única compañía que se ha mantenido independiente, y además lo ha logrado manteniendo la identidad de su marca (al fin y al cabo sus valores) y con beneficios importantes (he oído que es la marca de coches más rentable del mundo)

Antes, coherencia.

En cierta época en su catálogo solo había un deportivo, el 911, que era Posrche en sí mismo (identificación completa entre producto-marca-valores) Ya que se trataba de un producto caro la empresa creó un “Porsche pequeño”, un producto de acceso, el Boxster (para los que estemos pensando cambiar de coche, no es precisamente barato)

De modo que Porsche vendía aquello que mejor sabe hacer, sin traicionar su posicionamiento de marca y, además, sin confundir a sus clientes (puedes elegir entre un deportivo caro y un deportivo menos caro)

(Para guardar la mayor fidelidad a la realidad, hay que añadir que Porsche siempre ha tenido un línea de negocio como ingeniería (consultoría, al fin y al cabo) para otras marcas (¿se acuerda alguien del SEAT Ibiza motor System Porsche?)


Ahora, lo riesgos de gestionar mal la marca.

Dicen que la empresas son como las bicicletas, que si dejas de avanzar acabas cayendo hacia los lados. Y Porsche decidió que avanzaría ofreciendo más modelos.

La estrategia me parece buena, pero si se aplica con cuidado.

  • Su primer experimento ha sido un todoterreno (en realidad todocamino) A medias con VW ha diseñado el Cayenne. ¿Y qué tiene que ver un 4X4 con un pequeño deportivo? Yo creo que nada, pero la verdad es que hasta ahora es el modelo que mayores beneficios está dando a la empresa.

    Supongo que hay que dar la enhorabuena a la Dirección; pero se corre el riesgo de debilitar la imagen de marca. A largo plazo, por supuesto.

  • En los próximos meses Porche pondrá a la venta el Cayman. Se trata de un deportivo que se sitúa por precio, prestaciones y equipamiento entre el Boxster y el 911. Y lo cierto es que el coche mantiene la imagen de marca (no solo los valores asociados, es que lo miras y, efectivamente, sabes que estas viendo un Porsche) )

    Pero ¿para qué hace falta este escalón intermedio? Creando nuevas líneas de producto diluyes la marca y confundes al cliente (Jack Trout se refiere en este artículo a Mercedes, y lo que llama “esquizofrenia de marca”)
    Y para crear más barullo se rumorea que venderá un “miniCayenne” (otro modelo que añadir al catálogo)

  • Ahora dicen que en pocos años pondrán a la venta un coche de 4 puertas (comúnmente conocido como berlina), el Panamera. Definitivamente eso no es un pequeño deportivo biplaza.

  • Y encima nos sorprenden a todos con la posible compra de VW. Dicen que para asegurar que sigan siendo “socios”, incluso para compartir componentes o incluso producción. Es que el cliente de Porsche quiere comprar un Porsche, ¡no un VW con carrocería de Porsche!

Supongo que es muy “carca” dejar las cosas como están; que en las altas esferas corporativas no queda bien aplicar el viejo dicho informático “si funciona no lo toques”. Pero prefiero "bueno conocido que malo por conocer".

De hecho no pretendo recomendar la pasividad. Eso no es lo que ha llevado a esa empresa a donde se encuentra. Yo quiero que Porsche siga evolucionando, que investigue, que arriesgue, que avance... pero con cabeza.

  • No hace falta crear un Porsche para cada usuario. Yo creo que un Porsche es un Porsche: digamos un pequeño deportivo biplaza, con caracter y que presume de ser el deportivo que mejor se comporta del mundo (supongo que en realidad "uno de los") Crear todoterrenos, familiares, monovolumenes, utilitarios... es otra cosa. Y si realmente quieres crear algo nuevo, algo completamente diferente...
  • No hace falta que todos sus proyectos se asocien a la marca Porsche. De acuerdo, tenemos dinero, ingenio y ganas de hacer algo nuevo, por ejemplo un todoterreno: ¿por qué no crear una marca nueva, una marca que signifique “todoterrenos deportivos y con ingeniería Porsche”. O abrir un poco el campo y que sea una marca de "berlinas y todoterrenos de altas prestaciones e ingeniería punta alemana". Esto es lo que hizo Mercedes con Smart; aunque el resultadio no haya sido muy bueno, para la matriz ha sido mejor fracase Smart y no Mercedes. Esto es lo que ha hecho Toyota con Lexus, y estos sí que han conseguido excelentes resultados. Lo que ha hecho Honda con Acura. Lo que hacen, al fin y al cabo, Fiat con Ferrari y Maseratti, Ford con Jaguar y Aston Martin, o VW con Lamborginhi, Audi o Bugatti.

Nota: Al hilo del post de Rafael sobre opinar acerca de estrategioas y actuaciones ajenas: en mi opinión lo bonito de los blogs es plantear opiniones. Lógicamente hay que ser respetuoso. Además hay que fundamentar las opiniones, y si puedes con datos objetivos. De este modo tus opiniones serán tomadas en serio (aunque no se compartan)

Y no quiero hablar por otros, pero yo siempre que hago algún juicio del tipo de "yo haría..." (y vale tanto internet como para las conversaciones con de compañeros acerca de los jefes) lo hago sabiendo que los jefes algo tendrán para estar donde están y que las decisiones lñas toman con algún objetivo, que es posible (probable) que yo no conozca. Pero está bien opinar.

Y por último, procuro no hacer juicios de valor. Como he expresado en otras ocasiones, cualquier decisión de la gerencia me parece correcta siempre que sea coherente con los valores de la organización, que no sea ilegal y que no quebrante la ética.

Dicho lo cual, estoy de acuerdo con casi todo lo escrito (bueno digamos con mucho de lo escrito) por Rafael en su blog Diario de un Director de Sistemas, que aprovecho para recomendar.